Son demasiadas las ocasiones en las que la sociedad civil, por falta de cohesión o siquiera de voluntad, arroja la toalla en batallas que son decisivas para la humanidad

Es muy triste ver cómo esta sociedad postmoderna, prácticamente en todas las latitudes del planeta, acaba celebrando la llegada al poder de personajes de cartón piedra que, prometiendo una excelente gestión económica (que luego resulta en un desastre de corrupción y/o una orgía de deuda pública), carecen de los más básicos principios morales.

Así, se han ido transformando las sociedades a golpe de decretos; han ido aprobándose en los “países desarrollados” políticas abortistas, leyes que permiten la eutanasia, el adoctrinamiento de los niños con la ideología de género o lo que se ha aprobado recientemente en Francia: Las relaciones sexuales con menores tras supuestos consentimientos en casos de violación han provocado que el gobierno de Macron rebaje la edad para tener relaciones sexuales. Se ve tan oscuro el panorama que aumenta la tentación de rendirse en esta guerra.

En el caso de Argentina, Mauricio Macri y su gobierno han sido protagonistas de un exponente típico de esta situación: de origen y formación católica, una de sus principales batallas es aprobar el asesinato de seres indefensos en el vientre materno. Pero el 9 de agosto los diferentes grupos de la sociedad argentina han tumbado la propuesta de ley (aprobada el 13 de junio) para que el asesinato de los no nacidos sea libre y gratuito hasta las 14 semanas y a partir de ese periodo según unos supuestos.

El Papa, la Iglesia Católica, la Red de Familias de Argentina, los médicos, padres que escribían publicaciones a sus hijas que se han hecho virales son una muestra de los muchos grupos que se han rebelado contra esta ley que impone la pena de muerte a niños inocentes.

argentina contra el aborto

Gracias a la movilización de los católicos, de personas de otras confesiones cristianas, y de gran parte de la sociedad argentina, hemos recuperado la Esperanza.

 

Aunque el gobierno ya ha anunciado que volverá a presentar una reforma del código penal para que quede despenalizado…

“La defensa del inocente que no ha nacido debe ser clara, firme y apasionada, porque allí está en juego la dignidad de la vida humana, siempre sagrada, y lo exige el amor a cada persona más allá de su desarrollo”

Cardenal Poli.

Ha sido un ejercicio cívico contundente, una labor perseverante, un esfuerzo enorme, pero hemos visto sus resultados: Han creído, han dado la batalla y han ganado. Si seguimos por ese camino, ganaremos la guerra.

argentinos contra el aborto

“Les aseguro que, si tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, dirían a esta montaña: «Trasládate de aquí a allá», y la montaña se trasladaría; y nada sería imposible para ustedes”.

Mt. 17,20

 

 

José María Piñar Pinedo