Al leer los diferentes diarios, comprobamos que los medios de manipulación masiva quieren sembrar el miedo y el pesimismo en España:

  • La economía del 2021 va a suponer una hecatombe para los generadores de riqueza, el empresariado pequeño y mediano y los autónomos (Expansión),
  • El Ibex 35 despide el 2020 como el peor índice de Europa: se deja un 15,45% en el año y pierde los 8.100 puntos (El Economista),
  • Coronavirus España directo: Sanidad notifica 18.047 nuevos casos y 148 fallecidos en las últimas 24 horas (ABC),
  • Otros se dedican a promover globos sondas con los indultos de los secesionistas golpistas (La Vanguardia)
  • Algunos incluso denuncian los planes de acercamiento de los terroristas a las provincias Vascongadas (Libertad Digital),
  • Vemos con mucho dolor las protestas frente a un acto de oración para pedir que acabe ya el genocidio contra los españoles no nacidos (en Medios Rusos),
  • Sobre todo, después de la aprobación del asesinato de nuestros mayores (La Razón),
  • La archidiócesis de Granada se suma a la de Sevilla y cancela las procesiones de Semana Santa para el nuevo año (Infocatólica)

Producen especial decepción los acuerdos de Estados Unidos con Marruecos y el que habrán cocinado los británicos sobre Gibraltar. Pero gracias a Dios, que vuelve a nacer un año más entre nosotros, y a una campaña valiente de la ACdP, que nos recuerda cuál es el mayor bulo de los últimos 2000 años (Religión en Libertad), tenemos motivos para crecer en la Fe, la Esperanza y la Caridad.

En la Asociación Un Legado Mejor recibimos con alegría e ilusión el nuevo año, revisando lo que hemos avanzado durante el año que hoy termina y dando gracias a Dios por darnos la oportunidad de seguir avanzando en la tarea encomendada.

Sin duda que el 2021 pinta muy feo para los españoles, porque los enemigos de España trabajan sin descanso para dividir a los españoles, arruinar la economía, acabar con los más débiles, introducir perversas ideologías para seguir manipulando a las futuras generaciones con la educación, ensuciar nuestra maravillosa memoria, y expulsar a los católicos de la vida pública, entre otras muchas maldades.

Pero sabemos que no pueden hacernos daño: Jesucristo prometió que Reinará en España, y aunque parezcamos inexistentes, somos muchos españoles que ofrecemos nuestras vidas a Dios, en unión con su Hijo, y de la mano de su Madre, para que reine en nuestros corazones.

Mientras sigamos siendo fieles, el enemigo no podrá acabar con España. Jesús entregó su vida en la Cruz, por Amor, para la Salvación del mundo. Los mártires españoles entregaron sus vidas por el mismo Amor, y su entrega es semilla que da fruto abundante. La Luz de Cristo brilla en las tinieblas, aunque el mundo no la reconozca. El mundo nos anuncia el fracaso, la desesperación y la muerte.

El 1 de enero la Iglesia celebra la fiesta de María, Madre de Dios. A los pies de la Cruz, sin huir como los discípulos ni caer en el pesimismo, está María, de pie, con toda la dignidad. El fracaso que supone la Cruz para la humanidad, es puro Amor de Jesucristo: La humillación, el abandono y la obediencia hasta el extremo, es la materia prima con la que Dios construye su Reino entre nosotros. Jesús, en ese preciso momento, le dice a su Madre: Ahí tienes a tu hijo. En San Juan estamos todos presentes, como nueva humanidad.

Nosotros ponemos toda nuestra confianza en Cristo, el Camino, la Verdad y la Vida, Luz del mundo. Y como María, le decimos: Hágase en nosotros según tu Palabra. La Navidad es la Palabra de Dios, Jesucristo, que se hace carne como nosotros y pone su morada en España y en el mundo entero.

Feliz Navidad, y próspero año nuevo: Dios está con nosotros, ¿Quién podrá contra nosotros?

José María Piñar Pinedo