¿Por qué la gran mayoría de avances humanos se han dado en los países occidentales y los países árabes no se han desarrollado científicamente?

¿Por qué hasta el siglo XIII o XIV el desarrollo cultural de cristianos y musulmanes era similar, y desde entonces hasta aquí, se han distanciado tanto?

La contestación a esta pregunta no puede resolverse con una afirmación, por lo demás obvia, de que “simplemente son distintas”.

Desarrollo cultural Islam

Ni una sola marca tecnológica puntera tiene su origen en un país islámico… pero nadie parece preguntarse por qué.

Esa afirmación no explica nada de lo que la pregunta encierra. Los musulmanes encienden la radio, montan en coches y aviones y tienen teléfonos móviles, pero ni uno sólo de estos artefactos se fabrica en los países de cultura islámica… Y ningún musulmán parece haberse planteado esta pregunta.

Un año es el tiempo que tarda la tierra en dar una vuelta alrededor del sol. Como es sabido, tarda algo más de 365 días, por lo que es necesario añadir un día en los años bisiestos y alguna que otra corrección. Con este calendario, las estaciones, los solsticios y equinoccios se repiten en sus fechas.

Los musulmanes también tienen un año de 12 meses, pero de meses lunares, de 28 días, con lo que un año son 336 días en lugar de los 365, y al cumplirse los 336 días “saltan de año”, antes de que la tierra complete una vuelta al sol. Por ello, en el Islam tienen “años cortos”. Afirman con cierta satisfacción que con el calendario musulmán adelantarán al calendario cristiano, establecido por Gregorio XIII en 1582, a propuesta de científicos de la Universidad de Salamanca. Por esta razón, el mes de Ramadán va cambiando de estación y unas veces cae en verano, otras en otoño, primavera o invierno. Esto no les supone ninguna provocación a los musulmanes. Para ellos el sistema es simplemente distinto, aunque siguen afirmando que un año es lo que tarda la tierra en dar una vuelta alrededor del sol.


«Cualquiera que haya viajado a un país de cultura musulmana sabrá que en los muchos mercados todas las cosas tienen un precio de salida, pero éste debe ser regateado, y en ocasiones se adquiere por la cuarta parte del inical. Es otra forma distinta de comerciar, que tiene poco que ver con lo que cuesta producir y transportar el producto desde su origen hasta el mercado»


Basten estos ejemplos para profundizar en el porqué de estas diferencias. Como se ha dicho, hasta el siglo XIII las culturas cristianas y musulmanas tuvieron un desarrollo similar y hay muchas personas que piensan que la musulmana estaba más avanzada. ¿Qué ocurrió para que las sociedades de estos países de religión islámica se encuentren en una situación más parecida a la que tenían en el siglo XIII que al desarrollo del mundo occidental actual?

Desarrollo cultural IslamEn aquellos años del siglo XIII llegó a ambas culturas la filosofía de Aristóteles gracias a la actividad de los monasterios y a los musulmanes. Sócrates siguió la “mayéutica”, a base de preguntas; Platón la “dialéctica” -que, como un partido de tenis sin tie-break, puede alargarse eternamente- y Aristóteles a través de la lógica, llamada “lógica aristotélica”, estableció los silogismos con los que se llega a la certeza. Un ejemplo banal de silogismo puede ser este: “Si todos los españoles son pelirrojos, y yo no soy pelirrojo, yo no soy español”. Si las dos primeras afirmaciones son ciertas, la tercera también lo es, con toda certeza. La tercera es verdad.


«La filosofía aristotélica supuso en aquellas sociedades un revulsivo importante, de alguna forma, revolucionario»


La dificultad venía de tener como infalibles los libros sagrados, Biblia o Corán, y considerar que si aplicaban el silogismo podría llegar a ocurrir que algo escrito en los libros sagrados resultara no verdadero.

Aquello les resultaba inaceptable porque iba contra las creencias de toda la sociedad. En el cristianismo se fue integrando a Aristóteles, con dificultades, a través de San Buenaventura, San Alberto Magno y, de una forma más definitiva y completa, por Santo Tomás de Aquino, quien además trata y estudia no sólo las opiniones que defiende, sino una por una todas las que entonces se conocían.


«¿Que pasó en el Islam? Pues que al filósofo que pretendió introducir a Aristóteles, el musulmán Averroes, le desterraron. Él quiso defender que existía una doble verdad, la filosófica y la teológica, pero ni aún así aceptaron incorporar la lógica aristotélica, pues veían en los silogismos demostraciones objetivas que podrían poner en duda algún aspecto del Corán»


Islam, desarrollo culturalCon ello el Islam dejó de razonar correctamente, de forma que obteniendo certeza sobre certeza, pudiera ir construyendo toda la ciencia y técnica que se desarrolló en la sociedad cristiana a lo largo de los siglos siguientes y hasta nuestros días. Y como no creen que exista la verdad no les preocupa no ser capaces de producir objetos industriales modernos, por eso no les preocupa lo más mínimo que los años no tengan siempre las mismas estaciones y no coincidan con la vuelta de la tierra alrededor del sol, y por no aceptar una referencia fija, no fijan ni los precios en el mercado.

Esta inexistencia de la verdad hace que la palabra dada sea relativa, y su testimonio religioso sólo obtenga la certeza vital con el Islam que significa “sumisión”, sin discusión, sin evolución.

Por tanto, se puede concluir que los musulmanes no creen que exista la verdad y, paradójicamente, se acercan al relativismo que domina la sociedad actual descristianizada, aunque por otras razones producidas siglos después. Porque la sociedad occidental, que afirma que la verdad es relativa, y lo expresa con afirmaciones como “mi verdad” o “tu verdad”, no deja de afirmar de forma absoluta, no relativa, que hay “mentiras” y nadie dice “mi mentira” o “tu mentira”, afirmando: “España no se merece un Gobierno que mienta”

O los jóvenes estudian a Aristóteles y aprenden con ello el uso correcto de la razón, o las certezas musulmanas imperarán en Occidente.

 

José Luis Montero Casado de Amezúa

 

¿Te ha gustado este artículo? ¡Suscríbete a nuestro boletín y recibirás periódicamente muchos más!

Conoce los términos de nuestra Política de Privacidad.