Video «En defensa de la Cruz»

Cuando uno piensa que somos herederos depositarios de una cultura que se salvó de la barbarie gracias a los monasterios católicos, recuerda que fue la Iglesia Católica la primera (y más prolífica) que creó, puso en marcha, desarrolló y mantuvo universidades en todo el mundo, que los pioneros investigadores y científicos, artistas (pintores, escultores, arquitectos…) de la historia de la humanidad son católicos…

…que los derechos humanos tienen su origen en el testamento de Isabel la Católica, que el Derecho Internacional nació gracias a un sacerdote dominico español, y que la Iglesia Católica sigue siendo un referente moral que brilla en la noche para todos los seres humanos, deduce que debería ser suficiente para que la divisa de los seguidores de Cristo, la Cruz, sea un símbolo omnipresente, respetado y protegido, al menos en territorio español.

La Cruz es un recuerdo de la muerte de Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, para redimir a la humanidad. Está formada por dos leños, que representan el Amor de Dios a la humanidad (leño vertical, que une el cielo y la tierra) y el amor entre los hombres, (leño horizontal, que une a la humanidad como hermanos). ¿Puede realmente este símbolo ofender a alguien?

Benedicto XVI, el Papa emérito, una persona que destaca por su inteligencia, conocimiento, capacidad de reflexión, profundidad y devoción, ha establecido un diálogo con el hombre actual para ayudarle a encontrar el sentido de su vida, con el fin de que logre una vida bella y una alegría plena. El afirmó en un discurso en la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz:

 

«La locura de la Cruz es convertir el sufrimiento en grito de Amor a Dios.

 

(…) Ahora es precisamente cuando hay que celebrar la victoria del amor sobre el odio, del perdón sobre la venganza, del servicio sobre el dominio, de la humildad sobre el orgullo, de la unidad sobre la división.

 

Animando a todos los hombres a:

 

“No tener miedo, a permanecer en la Verdad y a cultivar la pureza de la Fe. Ese es el lenguaje de la cruz gloriosa».

 

Es cierto que los católicos (que somos pecadores) muchas veces somos ejemplo de todo lo contrario, pero en un Estado que se llama de Derecho, tenemos que tener la garantía y el amparo de la Ley para defender nuestra moral, nuestras creencias y nuestras ideas. Hay personas y grupos en España que atacan y nos persiguen a los católicos, creen que hay que despreciarnos y burlarse de nosotros, que afirman incluso que tienen que cambiar nuestras estructuras mentales, y prohibir a los padres y a los colegios enseñar la Verdad.

Piedad Valle de los Caídos

Europa y España han vivido ya en qué acaba todo esto. El camino lo avisaba precisamente el Papa Pio XII en el mensaje que dirigió “a los hijos de España el 16 de abril de 1.939”:

«La persecución religiosa (…) puede arrastrar a la sociedad moderna a los abismos no sospechados de la inicua destrucción y apasionada discordia».

Lo que ya estamos viendo ejemplos en Madrid, como ha sucedido hace poco en la Iglesia de Fresnedillas de la Oliva , sucedió en la capilla de la Universidad Complutense, y sucede en otros muchos lugares.

Precisamente tratando de evitar que la sociedad española discurra por tan dramáticos caminos, Francisco Franco, que era católico, y que intentó evitar una guerra fratricida y el dolor que esta guerra sembró en España, pensó que la Cruz era el camino para la reconciliación.

Por muchas mentiras que quieran volcar sobre el tema, los documentos están a la vista de todos, y la historia que tratan de manipular con técnicas totalitarias que eliminan la libertad, también:

El Valle de los Caídos es un monumento para honrar a todos los que quisieron una España mejor, lucharon por ello (en cualquiera de los dos bandos), y entregaron sus vidas.

Benedictinos Valle de los Caídos

Los españoles tenemos en Cuelgamuros la Cruz más grande del mundo, y uno de los monumentos más visitados de nuestro país. Los católicos, sabiéndonos pecadores, tenemos todo el derecho a lucir, más con humildad que con orgullo, más por servicio de caridad que por buscar ser servidos, y en última instancia, por entregar la vida por Amor a los demás, el emblema de Cristo.

El Padre Lorenzo G. Lovasik, en el breve prólogo de su maravilloso libro “El poder oculto de la Amabilidad”, escribió:

«El mundo necesita amabilidad: Siendo amables seremos capaces de convertirlo en un lugar más feliz en el que vivir; o podremos, al menos, aliviar mucha de la infelicidad que existe en el y construir otro mundo muy diferente.

Lo que hace al mundo ingrato es la falta de Amabilidad de las personas que lo habitan. Por eso, vale la pena que te detengas un momento y te tomes la molestia del verdadero significado de esta virtud, porque es más fácil practicar lo que se conoce bien.

NO hay Amabilidad más auténtica que la inspirada por la gracia de Dios en el perfecto cumplimiento de su principal mandato: “La ley regia de la Caridad”. Estos capítulos acerca de la Amabilidad constituyen un sencillo intento de explicar esta ley.

Las páginas que siguen están dedicadas al Sagrado Corazón de Jesús, modelo y fuente de la Amabilidad y la Caridad auténticas, y al Inmaculado Corazón de María, Madre de Misericordia y tan fiel reflejo de su Hijo».

 

Desde la Asociación Un Legado Mejor apoyamos a la Comunidad Benedictina del Valle de los Caídos que reza por la paz en España y por las almas de todos los españoles que murieron en la guerra, y defendemos la Cruz como símbolo del Amor.

En el siguiente enlace podrás ver los horarios de las celebraciones